doble imposivion españa hong kong

Convenio de doble imposición España-Hong Kong

Si tienes un amigo o conoces a alguien que pueda estar interesado en este tema, comparte este artículo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Dirigir un negocio en Honk Kong viviendo en España

¿Está pensando en establecer o trasladar su negocio al extranjero mientras vive en España? Siga leyendo para saber dónde tendría que pagar impuestos según el Convenio de Doble Imposición entre España y Hong Kong.

Los Convenios de Doble Imposición (CDI), también conocidos como Tratados de Doble Imposición, son acuerdos entre dos Estados diseñados, por un lado, para proteger a los individuos y a las empresas contra el riesgo de doble imposición cuando los mismos ingresos puedan ser gravados en dos jurisdicciones; y por otro lado, para proteger los derechos fiscales del gobierno y detener los intentos de evitar o evadir impuestos.

A menudo pueden ser situaciones complejas y requieren asistencia profesional; sin embargo, en este artículo vamos a centrarnos en explicar algunos de los puntos más relevantes y útiles en esta situación.

¿Qué impuestos contempla el convenio?

Las normas del Convenio de Doble Imposición entre España y Hong Kong son aplicables a la siguiente lista de impuestos de cada territorio:

España                                                                        

  • Impuesto sobre la Renta (IRPF) 
  • Impuesto sobre Sociedades (IS) 
  • Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) 
  • Impuesto sobre el Patrimonio (IP)

Hong Kong

  • Impuesto sobre Beneficios
  • Impuesto sobre Beneficios
  • Impuesto sobre la Propiedad

Residencia Fiscal

En primer lugar, es muy importante entender en qué país se le considera a usted o a su empresa como residente fiscal.

El convenio de doble imposición se apoya en las leyes nacionales de cada país, que contienen las normas que determinan cuándo es usted residente fiscal y, por tanto, dónde debe pagar sus impuestos.

Según las leyes españolas, se considera que las personas físicas son residentes fiscales cuando tienen su residencia habitual en territorio español. 

Esto ocurre cuando:

Pasa más de 183 días al año en España (Enero-Diciembre)

  • Es donde radican sus principales actividades o intereses económicos
  • También se presume que usted es residente en España cuando su cónyuge e hijos menores de edad residen allí, aunque la Agencia Tributaria acepta pruebas en contra. Además, cuando se trata de la residencia de una empresa, ésta está obligada a pagar el Impuesto sobre Sociedades español cuando se da alguna de las siguientes circunstancias
  • Se constituyan conforme a la legislación española
  • Que tengan su domicilio social en España
  • Su sede de dirección efectiva esté situada en España

Por otro lado, en Hong Kong se obtiene la condición de residente cuando se cumple alguno de los siguientes requisitos:

  • Una persona física que resida habitualmente en Hong Kong
  • Una persona física que permanezca en Hong Kong más de 180 días durante un año de evaluación o más de 300 días en dos periodos de liquidación consecutivos, uno de los cuales es el ejercicio fiscal pertinente
  • Empresa incorporada o constituida en Hong Kong
  • Empresa incorporada o constituida fuera de Hong Kong pero dirigida o controlada en Hong Kong.

Si el resultado de estas reglas indica que usted es residente en ambas Partes Contratantes, para las personas físicas se aplican las siguientes reglas de desempate:

  1. Se le considerará residente exclusivamente de la Parte en la que tenga un domicilio permanente a su disposición; si tiene un domicilio permanente a su disposición en ambas Partes, se le considerará residente sólo de la Parte con la que sus relaciones personales y económicas sean más estrechas («centro de intereses vitales»)
  2. Si no se puede determinar con claridad la Parte en la que tiene su centro de intereses vitales, se le considerará residente exclusivamente de la Parte donde viva habitualmente.
  3. Si viviera habitualmente en ambas Partes o en ninguna de ellas, se le considerará residente exclusivamente de la Parte en la que tenga derecho de domicilio (en el caso de la Región Administrativa Especial de Hong Kong) o de la que sea nacional (en el caso de España)
  4. En caso de que no se aplique ninguna de las anteriores, las autoridades competentes de las Partes Contratantes resolverán el caso de común acuerdo.

La regla de desempate para las empresas que reúnen los requisitos para la residencia en ambas Partes es el lugar en el que se encuentra la dirección efectiva.

Además, un hecho interesante a destacar es que, a diferencia de España y de muchos otros países, que gravan a sus residentes por su renta mundial, Hong Kong no adopta este principio, sino que aplica una base territorial, lo que significa que sólo se gravan las rentas o los beneficios procedentes de este territorio. Por lo tanto, la doble imposición para los residentes en Hong Kong no es tan común.

¿Qué se entiende por Establecimiento Permanente?

Antes de seguir avanzando en la comprensión de cómo evitar la Doble Imposición, es muy importante tener una idea clara de lo que se considera un establecimiento permanente a efectos del convenio de doble imposición, ya que puede afectar al tipo de impuesto que se aplica a sus ingresos.

Los establecimientos permanentes incluyen especialmente, entre otros, cualquier lugar de gestión, sucursales, oficinas, fábricas, talleres, extracción de recursos naturales, un proyecto de construcción que dure más de nueve meses…

Sin embargo, no incluyen el uso de instalaciones con el único fin de almacenar, exponer o entregar bienes o mercancías pertenecientes a una empresa.

Una vez aclarado esto, vamos a pasar a ver el diferente conjunto de normas que el CDI establece para cada tipo de renta. Para facilitar la comprensión, vamos a imaginar un escenario en el que una persona física es residente en España con una empresa establecida en el extranjero, en Hong Kong:

Beneficios Empresariales

Los beneficios de una empresa de una Parte Contratante (Hong Kong) serán gravables únicamente en esa Parte, a menos que la empresa realice actividades en la otra Parte Contratante (España) a través de un establecimiento permanente situado en ella.

En ese caso, los beneficios de la empresa pueden someterse a imposición en la otra Parte (España), pero sólo en la medida en que sean atribuibles a ese establecimiento permanente.

Para determinar los beneficios del establecimiento permanente, se permitirá la deducción de los gastos realizados, como los gastos de dirección y generales de administración.

Por ejemplo, si su empresa tiene una sucursal establecida en España, deberá pagar el Impuesto sobre la Renta de No Residentes por los ingresos obtenidos exclusivamente por esa sucursal. En este caso, no se produciría una doble imposición, ya que, como se ha mencionado anteriormente, en Hong Kong sólo se tributa por las rentas producidas en su territorio.

Dividendos

Los dividendos pagados por una sociedad, que es residente de una Parte Contratante (Hong Kong) a un residente de la otra Parte Contratante (España), pueden ser gravados en esa otra Parte (España).

No obstante, dichos dividendos también pueden someterse a imposición en (Hong Kong) y de acuerdo con la legislación de esa Parte. No obstante, si el beneficiario efectivo de los dividendos es un residente en España, el impuesto satisfecho no puede exceder:

  • El 0 por ciento del importe bruto de los dividendos cuando el beneficiario efectivo sea una sociedad (que no sea una sociedad de personas) que posea directamente al menos el 25 por ciento del capital de la sociedad que paga los dividendos
  • El 10 por ciento del importe bruto de los dividendos en los demás casos.

Lo anterior no se aplicará cuando el beneficiario efectivo de los dividendos sea un residente español que realice actividades empresariales en Hong Kong a través de un establecimiento permanente vinculado a la participación respecto de la cual se pagan los dividendos. Cuando este sea el caso, se aplicarán las normas sobre beneficios empresariales.

Ganancias de Capital

  1. Las ganancias obtenidas por un residente de una Parte Contratante por la enajenación de bienes inmueblessituados en la otra Parte Contratante pueden ser gravadas en esa otra Parte.
  2. Las ganancias derivadas de la enajenación de bienes mueblesde un establecimiento permanente que una empresa de una Parte Contratante (Hong Kong) tenga en la otra Parte Contratante (España), incluidas las ganancias derivadas de la enajenación de dicho establecimiento permanente, pueden someterse a imposición en (España).
  3. Las ganancias obtenidas por un residente de una Parte Contratante (España) por la enajenación de acciones o participaciones comparables cuyo valor provenga directa o indirectamente en más de un 50 por ciento de bienes inmueblessituados en la otra Parte Contratante (Hong Kong) pueden someterse a imposición en Hong Kong. Sin embargo, este apartado no se aplica a las ganancias derivadas de la enajenación de acciones cotizadas en bolsa.
  4. Las ganancias derivadas de la enajenación de cualquier propiedad, distintade las mencionadas en los apartados anteriores, sólo serán imponibles en la Parte Contratante de la que el transmitente sea residente.

Rentas del Trabajo

Los sueldos, salarios y otras remuneraciones similares obtenidas por un residente de una Parte Contratante (España) por razón de un empleo serán imponibles únicamente en esa Parte, salvo que el empleo se realice en la otra Parte Contratante (Hong Kong). En cuyo caso, dicha remuneración puede someterse a imposición en esa otra Parte (Hong Kong).

No obstante, las remuneraciones percibidas por un residente español en relación con un empleo ejercido en Hong Kong sólo serán imponibles en la Parte mencionada en primer lugar (España) si:

  • Están presentes en Hong Kong durante períodos que no excedan de 183 días en cualquier período de doce meses que comience o termine en el período impositivo en cuestión, y
  • La remuneración es pagada por, o en nombre de, un empleador que no es residente de Hong Kong, y
  • La remuneración no es enviada por un establecimiento permanente que el empleador tiene en Hong Kong.

Participaciones de Consejeros

Las participaciones de los consejeros y otras retribuciones similares obtenidas por un residente de una Parte Contratante (España) en su calidad de miembro de un consejo de administración de una sociedad, que es residente de la otra Parte Contratante (Hong Kong), pueden ser gravados en esa otra Parte (Hong Kong).

¿Cómo evitar la Doble Imposición?

La razón de ser de estos acuerdos o tratados es evitar que los ingresos sean gravados en más de una jurisdicción. Entonces, ¿Cómo es que estas normas a veces parecen permitir que ambas partes graven ciertos ingresos?

Cuando una persona o empresa es residente en Hong Kong, debido a la base territorial, los ingresos que no se obtienen en Hong Kong probablemente serán gravados por la otra Parte.

En cambio, cuando se es residente en España, donde se tributa por la renta mundial, se puede obtener una deducción en el Impuesto sobre la Renta o en el Impuesto sobre Sociedades deduciendo el impuesto que ya se ha tenido que pagar en el extranjero.

Tenga en cuenta que esta información es de uso general. Para un asesoramiento y orientación precisos, le recomendamos encarecidamente que concrete una cita con un abogado independiente.

Además, consulte el siguiente enlace: taxes in Spain

Para más información o asistencia, no dude en ponerse en contacto con Pellicer & Heredia en el teléfono + 34 965 480 737 o en la dirección de correo electrónico info@pellicerheredia.com.

Related videos