Cada vez son más comunes las consultas relacionadas con situaciones de sustracción de menores por parte de uno de los progenitores, sobretodo en casos en que se va a proceder a un viaje inminente junto con el/los menores sin autorización previa por parte del otro progenitor.

Estos casos, suelen darse sobre todo cuando la pareja se encuentra en situación de conflicto con hijos menores de 16 años que residen de manera habitual en España.

Es por ello que, si el menor es sustraído de forma ilícita a otro estado, es decir sin autorización del otro progenitor o incluso autorización judicial si así está establecido, debe actuarse con la máxima celeridad para iniciar un procedimiento civil de restitución.

El Gobierno de España cuenta con un protocolo de actuación para aquellos casos en que el país en el que se encuentra el menor se trata de un Estado miembro de la Unión Europea o cualquiera de los países firmantes del Convenio de la Conferencia de la Haya de 25 de octubre de 1980.

Mientras que, si el país donde se encuentra el menor no es un país firmante del Convenio de la Haya, se aconseja poner en marcha un procedimiento judicial de restitución ante los tribunales del país en que se encuentre el menor, sin perjuicio de que, además, ante un delito de sustracción de menores reconocido en el artículo 225 bis del Código Penal español, pueda interponer denuncia ante las dependencias de la policía competente.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrán adoptar medidas para localizar e impedir la salida del menor del territorio nacional si es que aún no ha abandonado el país. En caso de que fuera consumada la salida, se podrán activar mecanismos de cooperación policial internacional.

Si tiene cualquier duda acerca de la posibilidad de evitar este tipo de sustracción o presiente que su hijo va a ser víctima de un secuestro internacional, no dude en ponerse en manos de profesionales en la materia. Nuestro departamento experto en Derecho Internacional con amplia experiencia en esta materia podrá asesorarle para emprender las acciones legales oportunas.